Telemedicina es un término que se ha ido popularizando cada vez más en hospitales y centros de salud alrededor de todo el mundo. Muchos ven la telemedicina como clave en el futuro de la salud.

Muchos de nosotros cuando escuchamos por primera vez el término telemedicina, surgen ciertas dudas o inquietudes, las más frecuentes son ¿qué es la telemedicina? Y ¿cómo funciona la telemedicina?

¿Qué es la telemedicina?

La telemedicina no es más que la prestación de los servicios clínicos de salud pertinente mediante los medios de telecomunicación correctos. Buscando resguardar y mejorar la salud del paciente y todo desde la comodidad del hogar de mismo.

En este tiempo de pandemia a nivel mundial, donde lo mejor es evitar las aglomeraciones, sitios de posible contagio y tratar de resguardarse en casa; saliendo solo para lo estrictamente necesario, la telemedicina ha tomado gran importancia.

¿Por qué ha sido tan importante en el ámbito de la medicina?, pues porque cuida del estatus de salud del paciente sin la necesidad de exponerlo al ambiente de un centro clínico u hospitalario al brindarle la atención con la ayuda de los medios de telecomunicación.

Este método de atención sanitaria también puede llamarse atención médica virtual. Se utiliza desde aplicaciones para vídeo llamada como Skype o Zoom, hasta plataformas de mensajería como WhatsApp o Telegram.

Estas aplicaciones se usan como sala de atención para diagnosticar, monitorizar o chequear y tratar a los pacientes de una forma totalmente remota; cuidando siempre y estando consiente que si la situación se agrava deberá de remitirse al paciente a un centro de atención médica de preferencia cercano a su sitio de residencia.

¿Cómo funciona la telemedicina?

Este método está en la constante búsqueda de la mejora del estado de salud de un paciente sin exponerlo a un ambiente de riesgo, esto mediante la comunicación interactiva en tiempo real entre el especialista y el paciente, todo desde la comodidad de su residencia.

Este método de comunicación electrónica, puede darse a través del ordenador o del celular. Lo importante es que sea un equipo que cuente con audio y video para facilitar las consultas con el especialista, enseñarle las molestias (de ser ese el caso) y poder lograr un diagnóstico certero.

Esta atención médica virtual ha facilitado a muchos especialistas a la hora de atender a sus pacientes, tanto por un chequeo de rutina como por una emergencia considerada por la persona que pide el chequeo.

Cabe destacar que si el diagnóstico previo por este medio parece grave, el paciente se remitirá a un centro médico de manera inmediata.

Tipos de telemedicina

Existen tres tipos principales de telemedicina, aunque siempre se debe recordar que al ser un término con pocos años de antigüedad, estos tipos están sujetos a cambios constantes que van al son de las investigaciones.

Entre los tres tipos de telemedicina, se encuentran:

La monitorización de pacientes a larga distancia o chequeo virtual

Aquí entran las consultas paciente – especialista, con aquellas personas que padecen de enfermedades crónicas, sin la necesidad de salir de sus casas.

Esto se consigue mediante el uso de dispositivos que recopilan datos como los niveles de azúcar en la sangre, la presión arterial, la insulina y otros signos vitales.

Y mediantes estos datos que se le proporcionan al especialista, el mismo decidirá si es necesario o no que se traslade hasta un centro médico por la atención requerida.

También se considera como chequeo virtual, aquellas dudas escritas al médico acerca de algún tratamiento previo o alguna incomodidad del paciente, todo a través de un sistema de mensajería como WhatsApp, sin la necesidad de alguna videoconferencia.

Tecnología de almacenamiento y envío

Se trata del almacenamiento de los datos clínicos para luego enviarlos a otros centros médicos. Este tipo de telemedicina no es trata a fondo de manera interactiva directamente con el paciente.

Sino que desde un centro ambulatorio, por ejemplo, al realizarse el paciente unos rayos X, el mismo centro de atención lo reenviará al médico en ese instante para su interpretación.

Y en algunos casos se le reenviará al paciente para que el mismo luego lo envíe a su médico de cabecera, siendo este un tipo de telemedicina que no aplica en casa del paciente.

También entra en esta categoría los informes o datos guardados de aplicaciones para el periodo menstrual que luego se descargarán y se enviarán al ginecólogo o ginecóloga.

Telemedicina interactiva

Por último pero no menos importante se encuentra la telemedicina interactiva, este tipo en específico es el que permite a especialistas en el campo médico y a los pacientes comunicarse en tiempo real.

Podríamos decir que la telemedicina interactiva es básicamente una videoconferencia, en la cual el paciente puede resguardarse en la seguridad y el confort de su domicilio y tratar de esta forma con su médico.

Además, de esta manera debido a los riesgos de salud a los que nos enfrentamos día a día en la actualidad, esta es una forma segura de monitorizar nuestra salud.

La telemedicina interactiva, la usan además, psiquiatras y psicólogos para tener las sesiones con sus pacientes para no irrespetar los tiempos de aislamiento o simplemente si alguno de los pacientes tiene un inconveniente o recaída y necesita atención inmediata.

También es un método usado por nutricionistas y otro sin fin de profesionales de la salud. Gracias a la asistencia médica virtual o telemedicina, los profesionales de la salud han logrado descongestionar un poco los consultorios y salas de los centros de salud.

Cuidando así que los pacientes sean propensos a contagiarse tanto de Coronavirus (Covid – 19) como de otras enfermedades de alto contagio; lo cual beneficia muchísimo a las personas de alto riesgo como lo son los niños, los adultos mayores y pacientes de cáncer, entre otros.

Diferencias con respecto a tele-salud

Aunque la telemedicina ha sido llamada en ocasiones por otros nombres como atención médica virtual o tele-salud, estos términos no se refieren exactamente a lo mismo. La telemedicina es un subconjunto proveniente de la tele-salud, además incluye la educación sanitaria a distancia.

Por ejemplo, una plataforma de videoconferencia sobre educación médica es una situación referida solo a tele-salud pero no telemedicina. Ahora, si es una app que permite atención primaria donde se pueda hacer un diagnóstico rápido, está referido a telemedicina y a su vez tele-salud.

Leave a Reply